23 nov. 2006

Ayer en el Banquillo de los Acusados


Juan, uno de los pasantes del restaurante me invito ayer a su prueba final o algo asi ,donde tienen que recrear un restaurante, ami me fue muy bien; pero el cuenta su historia...
Desastre.
Pues si, para mi el examen como negocio (si fuera un negocio, donde van a comer 8 clientes) fue un desastre, si fuera de verdad verdadita solo habríamos vendido el menú completo a una sola persona (a mi actual jefe en las pasantias, lo invité para la cena, al menos el quedó satisfecho)…
¿Que les puedo decir? Pues de 2 p.m. a 6 p.m. el teatro se tenía que montar, por un lado estaba la tabla (escenario) y por el otro el backstage (detrás de escena), en el primer lado se colocaban los adornos, mantelería, mesas, espacio para el bar y por el otro los artistas (cocineros) se colocaban sus trajes adecuados a cada escena (cortaban lo que tenían que cortar, cocinaban lo que tenían que cocinar), todo ese tiempo fue de lo mas perfecto, había momentos de relax, los cocineros podían charlar, fumar, todo estaba bien…
A las 7 p.m. se inicia el meollo de la cosa, mi equipo que es Eypril y Noel se arriesgó en el ámbito de jerarquías y colocó en el lugar de maître (el que atiende a las personas al llegar al rest) a Noel y chico que es bastante tímido en cuanto para hablar con las personas y el es mas activo cocinando que en otra cosa, en el cargo de chef estaba eypril la cual es las mas inestable en emociones y tiene mas roces y problemas con los compañeros de clases y yo bueno estaba en el cargo de sous chef que en realidad es un cargo neutro al menos en el tipo de actividad que estábamos presentando.
Llegan los primeros comensales, el maître ofrece un trago de licor escocés y lo ofrece acompañado de soda, pues en el bar no había soda (primer error) igual se pudo resolver, tardan en pedir platos, pero piden entrada, salen perfectas (pidieron 2), apenas salen esas inmediatamente se colocan a cocinar los principales de esa mesa, justo cuando se están emplatando llega el maitre y dice que esa mesa quiere repetir la entrada porque les gustó y era porciones muy pequeñas…pues allí empezó el problema y el abolle, la chef y el maître no se entendieron, luego de que se paró la salida de esos principales por la entrada extra, esos principales salieron fríos y crudos, "los devolvieron" si los devolvieron y eso empeoro los ánimos y fueron devolviendo los principales porque no estaban bien cocidos al menos no cocidos como para comerlos a termino medio…
En otra mesa había un alérgico a la soja y nunca se le avisó a la cocina y eso fue otro problema con los platos y se volvió un caos mas fuerte el abolle, luego devolvieron varios principales y algunos se quedaron sin comer porque de verdad pasaron al postre, en el postre se crearon expectativas con el nombre y no fue lo que esperaban…pero eso si Salió a tiempo porque es un postre que no se hace al momento (creo que ninguno se hace al momento)…
Luego que todos comieron a medias, nos sentamos a discutir, bueno a que los profesores nos criticaran (criticas constructivas) duraron al menos una hora en eso…todo lo que hablaron para mi tenia coherencia y bueno mi conciencia está limpia porque al terminar 2 profesores se me acercaron y me dicen "Tranquilo Juan, sabemos que no fue culpa tuya todo lo que pasó", wow de verdad me sentí como que no es tu culpa pero también es mi equipo así que no puedo hacerme de la vista gorda, solo me queda reflexionar y aprender de la situación para eso uno está en una escuela, para aprender o no?.
Si me preguntan que salio mal:
Mala comunicación entre la sala y la cocina…
Algunas personas no delegan y quieren hacer todo ellos mismo y es donde no practican el trabajo en equipo y por mi parte yo hubiera podido dar ese 110% quizás solo di un 100% para la próxima será…-- Juan Ernesto Gil Rincón

2 comentarios:

Karina dijo...

Juan Ernesto... Estoy conmovida con tu carta.

Saco de ella varias cosas, la falta de comunicación entre sala y cocina es un clásico, es inevitable, ese es un tema muy importante que debe tenerse siempre en cuenta.

Los errores de cálculo son normales en escenarios como estos, digamos "artificiales", en una cocina de verdad es más fácil controlar, pues hay gente a cargo que se responsabiliza justamente de eso.

La devolución de un plato es una herida de la cual es difícil restablecerse, pero es preferible que te pase ahí, mientras estudias, que afuera.

Si das el 100% te vas a quedar sin nada, nunca des el 100%. Haz un trabajo excelente, destácate, pule tus habilidades y mejora tus debilidades, mejórate, se magnífico, pero siempre ten cosas bajo la manga, porque seguro las vas a necesitar.

La autocrítica, de la cual haces gala, es tu mejor herramienta para mejorar.

Te felicito, los errores son maestros despiadados, pero, efectivos.

Saludos

Tomás Fernández Cocinero dijo...

BRAVO KARI POR TAN BUEN COMENTARIO